«Los límites de tu lenguaje, son los límites de tu mundo».

Ludwig Wittgenstein